jueves, 22 de mayo de 2014

Los celos ante la llegada de un nuevo hermano. 2.Rivalidad entre hermanos


Los celos, la inestabilidad emocional, los miedos, las llamadas de atención…, que en un primer momento pueden ser normales ante la llegada de su nuevo hermanito, pueden convertirse en patológicas si perduran, dando lugar a emociones más intensas y mantenidas en el tiempo.
La más compleja y disruptiva de todas ellas es la rivalidad que tu hijo puede generar ante su nuevo hermanito. A este hecho se le denomina rivalidad fraterna y, cuando no se aborda de una manera adecuada, puede dar lugar a cambios en el carácter del niño, o potenciar algunos problemas de su personalidad como la envidia, el egoísmo o el acaparamiento.

Detectarlo a tiempo es el primer paso para eliminarlo. Así por ejemplo, un niño que sufre rivalidad fraterna mostrará alguna de las siguientes señales:
  • Señales internas: la autoestima y seguridad del niño se ha visto disminuida. Se siente culpable porque sus padres “ahora no le quieren” o dedican más tiempo a su hermano. Estas señales son difíciles de detectar porque en raras ocasiones el pequeño es capaz de verbalizarlas. Por ese motivo, es importante tener en cuenta las manifestaciones externas que pueden ser consecuencia de este sentimiento.
  • Señales externas: gritos constantes, hostilidad, rabietas, pegar a su hermano o ignorarle, etcétera.

fuente:webconsultas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario