jueves, 1 de mayo de 2014

El 64% de los niños no recibe a través de su dieta la cantidad de hierro recomendada.



El 64 por ciento de los niños no reciben a través de su alimentación las aportaciones de hierro aconsejadas,
según ha asegurado la profesora titular de Pediatría de la Facultad de medicina de la Universidad de Granada y miembro del Comité de Expertos ESPGHAN, Cristina Campoy, en las XVIII Jornadas de Nutrición Pediátrica organizadas por la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA).

En este sentido, el Institute of Medicine --órgano asesor de la Organización Mundial de la Salud (OMS)-- establece la necesidad de ingerir de 4 a 12 miligramos al día de hierro en niños de 1 a 3 años. Esta ingesta es de "máxima importancia", puesto que este mineral es "determinante para el desarrollo cognitivo y motor del bebé", según SEDCA.

De este modo, si el niño no recibe cantidades apropiadas de vitamina D a través de una alimentación adecuada durante los primeros años, puede ser más propenso a sufrir enfermedades crónicas como diabetes tipo 1 o hipertensión, tal y como señalan estudios dirigidos desde la Asociación Española de Pediatría (AEP) en 2012.

Mantener una dieta equilibrada durante el embarazo y los primeros años de vida del bebé es determinante para su posterior desarrollo y los alimentos que consuma la madre y el menor puede repercutir en su salud durante años, según esta sociedad. Por ello, han apuntado que es "crucial" diseñar una dieta equilibrada y rica en ácidos grasos Omega 3 DHA.
Según la EFSA, a partir de los 12 meses el consumo diario de estos ácidos grasos debería situarse en los 100 miligramos aunque, según este organismo internacional, el bajo consumo de pescado azul hace que los niños españoles no lleguen ni al 50 por ciento de la cantidad de omega 3 DHA indicada.

ES NECESARIO UNA DIETA VARIADA

Según ha señalado la SEDCA, una dieta variada implica el consumo frecuente --de 3 a 5 raciones semanales-- de pescado, legumbres, carnes rojas y huevo.

Aún así, diversas investigaciones, como la realizada por Campoy, han determinado que un significativo número de preescolares españoles reciben una dieta desequilibrada.
Para intentar contrarrestar esta situación, los expertos han recomendado el consumo de leches de crecimiento para completar la dieta con el aporte adecuado de Omega 3 DHA y hierro --entre otros nutrientes-- para así lograr un desarrollo adecuado de los sistemas cognitivo, motor, inmunitario o nervioso.

De este modo, el coordinador del Comité de Nutrición de la AEP, Jaime Dalmau, ha destacado que las leches de crecimiento permiten "asegurar una ingesta adecuada de ácidos grasos monoinsaturados y piliinsaturados y una menor ingesta de grasa saturada y colesterol, lo que posiblemente pueda contribuir a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares en la edad adulta".


fuente: infosalus.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario